Antes de nada necesitas para este proceso unos buenos alicates especiales para cortar este tipo de uñas. Es muy importante que tu perro esté tranquilo y también tú, porque si no le vas a transmitir tu nerviosismo.

Elige un lugar tranquilo donde tu mascota se sienta relajada, si no te sientes capaz de hacerlo tú sólo, puedes pedir ayuda a alguien que también sea de la confianza de tu perro.

Coloca a tu perro de costado y mientras debes acariciarlo y hablarle con cariño, decirle que no pasa nada. Colócate lo más que puedas acostado sobre tu perro y acaricia sus patitas. Con los alicates en mano, debes agarrar la patita de tu mascota y levantarla ligeramente. Luego separa un poco el espolón de la pata y con los alicates recorta la punta del espolón.

Pero recuerda que sólo debes cortar la punta y no la parte interior de la uña, ya que en esa parte hay vasos sanguíneos que si cortas puedes causar sangrado en sus patitas.

Un paso que no te puedes perder a la hora de recortar los espolones de tu perro, es premiarlo una vez ha terminado el proceso. De esta manera se portará mejor las siguientes veces que tengas que cortar los espolones de tu perro.

Si no te sientes lo suficientemente capaz o dudas en hacerlo bien, es preferible que elijas que lo haga un profesional por ti, lo que ocurre que quizás tu perro se pondrá más nervioso y el proceso será aún más difícil para él.

¿Qué hacer si tu perro sangra?

Si por equivocación llegas a cortar la piel de la patita de tu perro, es muy importante que no te alteres ni te pongas nervioso, ya que será pero todo el proceso. Frota de inmediato la zona con polvo astringente o con otro producto para cortar el sangrado. Con una gasa esterilizada aprieta la zona donde está sangrando e inmediatamente después coloca una venda para evitar que tu mascota se lama la herida.

Pero si ves que no para el sangrado, debes llevar a tu perro al veterinario. Allí le revisarán el espolón y lo recortarán si hace falta. Lo más común es que le den un analgésico en la herida y a tu perro le suministrarán algún antibiótico para que no se infecte la zona afectada.

No te preocupes por el espolón porque volverá a crecer, aunque a veces suelen salir más débiles y serán más propensos a romperse.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Misaniamles.com